29/11/08

Periodismo crítico, las pelotas


Jorge Fontevecchia debe ser uno de los empresarios de medios a los que más les gusta el auto bombo. Tiene en sus medios una suerte de espejito vanidoso que le devuelve una realidad personal que seguramente le debe hacer gratísima su existencia. Es lo que hay: algunos buscan sentirse realizados escribiendo poemas, otros haciendo política para cambiar realidades y otros prefieren comprar ese parnaso que es el sentimiento de hacer bien las cosas, sólo por qué tienen con qué comprarlo. Y nada más que por eso.

En esta nota, luego de decir (ya que nadie lo menciona) que la Asociación Argentina de Editores le entregó a la revista Noticias el premio a la Libertad de Expresión porque “nunca dejó de editorializar con sus tapas sin temor a enfrentarse con los poderes de turno”, se introduce en una suerte de justificación psico-filósofo-sociológica del posicionamiento editorial de sus publicaciones.

Fontevecchia piensa que la pregunta de la sociedad hacia el periodismo es: “¿Por qué están en contra de todos los gobiernos?”, “¿no hay nada bueno que merezca elogio?”, “¿cómo puede ser que todos los gobiernos sean malos?”. Y larga la clásica, esperada y mentirosa respuesta: “Claro que todos los gobiernos tienen aciertos y aspectos elogiables, pero el papel del periodismo no es el de ser juez, sino el de ser fiscal. La opinión pública es quien juzga y la que, con su elección de determinados periodistas o medios, asigna a algunos la misión de ser el “perro guardián”: en Estados Unidos, se llama watch-dog journalism al periodismo independiente.”

No está demás aclarar que esa pregunta de la sociedad es una banalización de las inquietudes de una doña Rosa (otra, no la de Berni) caliente con “la contra” mientras barre la vereda y putea a la radio. La pregunta real a la que se quiere someter a buena parte del periodismo y de la cual está zafando desde hace décadas es, en todo caso: ¿Por qué los intereses del Gran Periodismo son siempre coincidentes con los del Gran Empresariado, y por lo tanto sus informaciones y opiniones sobre gobiernos tienden a legitimar en la sociedad reclamos que no necesariamente son un clamor popular? O, formulada más simplemente: ¿por qué la agenda pública es una y no otra? Y vuelvo a formularla, agregando dos ejemplos más bien drásticos: ¿por qué es un clamor de increíble tensión popular durante meses, la movilidad de retenciones a un sector que no tiene hambre ni está afuera del sistema educativo, sanitario o previsional? ¿por qué fue, hace unos años, un clamor masivo por el secuestro de personas del empresariado y no es tema de marchas populares con piquetes y títulos catástrofes todos los días la trata de chicas pobres?

Sí, son preguntas consideradas ingenuas. Pero son las preguntas fundamentales a las que hay que someter a la prensa, y se han transformado en causas perdidas. Ya no nos hacemos esas preguntas como sociedad. Por eso el debate sobre el principal rol que debería cumplir el Estado nunca aparece. Hay temas que parecen tener piquetes, y otros que entran en la consideración pública como por un tubo.

Esa es la gran preguntita a hacerle a los Fontevecchia, a los Noble, pero también al Periodismo Independiente con Permiso Para Opinar sin Desaparecer de la Masividad: los Lanata, los Nelson Castro, las Magdalenas, los… tantos… casi todos.

No interesa que anden dando explicaciones sobre por qué cuernos hablan mal de un gobierno y bien de otro. Eso es minimizar el debate, además de ser bien estalinista. Sí sería más saludable para la gente saber qué se persigue con la imposición y reproducción de determinadas agendas y no de otras, y qué hay detrás de la divulgación masiva de unas opiniones y no de otras.

Fontevecchia termina la nota con otra de las turradas del Gran Periodismo: el olvido que legitima nuevas posturas.
Dice: “El paradigma es un modelo. Una vez impuesto, los individuos se acostumbran a esa perspectiva, y todo el que se aleje de ella tiende a ser rechazado. Por eso, el paradigma prevalente es el mayor enemigo del nuevo paradigma y se sustituyen disruptivamente unos a otros: las privatizaciones son la panacea; luego, la estatización es la salvación. O: viva la jubilación privada, mueran las AFJP.”

Y termina: “Es allí donde el periodismo cumple su papel contracíclico y balanceador. Aun con errores y equivocaciones, su aporte es terapéutico para la sociedad, porque la ayuda a escapar del pensamiento único.”

Desafortunada oración para terminar una nota. El carácter “contracíclico” del periodismo no es tal. En todo caso su implementación varía de acuerdo a los intereses que representa el periodismo. Y como muestra alcanza la realidad de los 90: el periodismo no fue “contracíclico” en el paradigma impuesto. Al contrario, lo reprodujo tanto en la Argentina como en Latinoamérica hasta extremos impresionantes, a punto tal que sólo la tremenda crisis económica que nos tocó padecer, nos arrancó ese paradigma de la cabeza. Y ese despertar vino más del lado de las organizaciones que se dio a sí misma la sociedad que de una prensa que, según la teoría de Fontevecchia, debería haber sido contestataria.

PD: Que Perfil cambie la fotito de Fontevecchia en los títulos del portal. A juzgar por la que pusieron en la nota, el tipo está bastante peor. Después se quejan de la coqueta Cristina…

13 comentarios:

guille dijo...

Te cuento una de este salame ,hace muuuuchos años ,sobre el final de la
dictadura ,el niño quizo aprender ingles para lo que tomaba un curso rapido y como uno de los consejos de la teacher era hablarlo lo mas posible ,cuando entraba a la oficina
pasaba por delante de 12 laburantas y
a la que no lo saludaba con un "good
morning" la ignoraba olimpicamente ,esto dura como 3 meses ,hasta que invento un incidente con los milicos y pidio asilo en la embajada de venezuela ,pero esa la cuento otro dia.
Saludos.

_Ariel_ dijo...

Guille... no pueder ser tan salame. Bueno, espero pronto algunas otras anecdotas de este "Mini Citizen Kane".
El tipo tiene su importancia en la historia reciente del periodismo.

Saludos
Ariel

Mariano T. dijo...

En la época del turco, la prensa también era la oposición.
De hecho era mucho más opositora que nestor y Cristina.

_Ariel_ dijo...

Si por Gran Prensa entendes a Pagina/12, si.
Ahora, si por Gran Prensa entendes a un sistema de medios recientemente privatizados, sumado a la liberacion de licencias en todo el pais para empresarios con discurso neoliberal que solo criticaban del menemismo su farandulismo, no.
Ese sistema de medios criticó (tarde) del menemismo su costado mas berreta, no su modelo de pais.
Eso no me parece "contraciclico".

Puede ser que en algun momento vieran que, efectivamente el modelo no le cerraba a nadie. Por eso la Alianza sin pizza con champagne, sin farandula y con un tipo bien aburrido. Eso estaba bien... y que retocaran algunos detalles nada mas, mejor todavia. Despues a todos se les vino el pais encima.

El daño ya estaba hecho, y estoy convencido que el aporte del periodismo fue vital.

Saludos
Ariel

Mariano T. dijo...

La Nación estuvo en contra de menem desde el primer día. Las radios también, salvo la boluda de Carolina perin. Clarin ondulante. La TV lo bancó.
Cuando tuvo la reelección del 95 dijo que el pueblo había derrotado al periodismo.

_Ariel_ dijo...

Clarin pone la agenda. Vos y yo seremos unos muy buenos lectores. Y hasta podemos tener la sensacion, cada uno en su momento, de una abundancia de determinadas opiniones. Pero son detalles clasemedieros que no llegan a un sentir generalizado de que hay que cambiar la mano porque se va todo al carajo mañana mismo.
Hoy se esta haciendo eso. Durante todos los 90 no se hizo.
Las criticas eran por corrupcion, no la vi a La Nacion denunciando en la SIP por mordazas que le hayan impuesto al querer hablar en contra de las privatizaciones.
Eso es ser verdaderamente contraciclico.
En esa epoca internet no "existia". Todo era la tele y dos o tres diarios que imponian agenda. En esa agenda nadie decia que habia que frenar el proceso privatizador ni habilitar aumentos de salarios. A tal punto que las voces politicas en contra no cuajaban, lo que no quiere decir que eran acalladas.
Creo que confundis las cosas.
Contraciclico es ir en contra del discurso dominante, del paradigma dominante, no de Menem ni de Carlos Grosso (al que los medios pusieron en la sarten)
Lo contraciclico es otra cosa. Hay un grupo de ideas dominantes impuesto legitimamente. Contra eso hay sectores que quieren otro paradigma y luchan cotidianamente, a toda hora, por eso.
Que yo recuerde, ni La Nacion ni Clarin ni los 4 canales de television ni un monton de medios del interior buscaban imponer lo contrario. Y las figuras politicas que promocionaban eran diferentes solo en estilos.
¿Eso significa apoyar a un tipo que es visiblemente corrupto? Todo lo contrario, con leer un par de libros sobre el tema alcanza para saber que criticar a ese tipo y su entorno es necesario para la legitimación de tu voz. Pero el discurso, el paradigma no se toca. Por eso la habilitacion de la Alianza.
No recuerdo a ningun medio que se muriera por imponer en la agenda un pensamiento opuesto al privatizador, a la inmovilidad salarial, a la flexibizacion laboral. ¿eso estuvo en la agenda diaria como las retenciones o como el secuestro de Axel? ¿Los medios criminalizaron todos los dias al gobierno de Menem semanas despues la flexibilizacion laboral???
Me parece que confundis informar con imponer el tema. Los medios si quieren te informan sobre todo, es su negocio. Rara vez se niegan a poner algo. (Clarin hasta informo sobre los quilombos de Ernestina...). Pero de ahi a imponer esa informacion como tema de debate diario hay un trecho que es netamente politico, no informativo.

Saludos
Ariel

_Ariel_ dijo...

Mariao, mira las criticas de La Nacion
En enero de 1996
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=171042

y en Enero de 1997

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=61415

En esta ultima dice:

"Además, para terminar con el déficit calculado, es necesario hacer algunas privatizaciones que ya tuvieron fuertes inconvenientes en el terreno político, como la de Yacyretá."

"Un eventual aumento de la recaudación más allá de la previsión presupuestaria debería también cubrir el "bache" que dejaría una nueva postergación de las privatizaciones previstas."

"Y además, en materia de gastos, habrá que ver si en un año electoral se puede concretar el fortísimo ajuste impuesto por el presupuesto."

"De que el oficialismo confíe en poder mantener un nivel de apoyo aceptable dependerá que pueda mantener medidas muy impopulares, como el despido de agentes públicos. "

Te parece contraciclico esto?

Joder... me parece que lo voy a terminar posteando, me hizo doler el estomago...

Saludos
Ariel

Mariano T. dijo...

Tenés razón en que el modelo estaba afuera de la crítica. Esta estaba centrada en la corrupción.
Pero creo que eso tenía que ver con que el modelo seducía a todos, hasta que se empezaron a notar las contradicciones hacia el final.
De hecho si buscamos vamos a poder encontrar loas a la constructiva actitud del gobernador de Santa cruz con la privatización de YPF y la reforma del 94.

_Ariel_ dijo...

Bueno, a eso queria llegar. Incluida la actitud de Kirchner, que no nacio en un repollo ni en Dinamarca. Y no solo de Kirchner sino de buena parte de la sociedad.

Mi opinion es que los medios, como representantes de poderes economicos, (y esto entendido como simple trafico e imposicion de intereses, no como ogros malos que quiere matar nenes) condicionan a la clase dirigente. Los politicos viven y desviven en la actividad publica. Es su razon de ser. Y en esa actividad publica los que suelen mandar son los medios, salvo en contadas excepciones.

Kirchner intenta ser una de ellas y hasta puede ser victima de sus propios errores, que son propios de la vision que el peronimso tiene de la prensa historicamente.
Pienso (no sin algunas consideraciones) que es la gran falta del peronismo: la ausencia de una mirada programatica sobre la comunicacion mediatizada.

Pero hoy el discurso de la Gran Prensa es un arma que no busca el beneficio de toda la poblacion, sino de los empresarios, y por lo tanto necesitan del malestar de las "clases opinantes" (porque hay otras que no opinan diariamente).

Te doy un ejemplo bien polemico, que de eso se trata: ¿por que los medios imponen sin ninguna duda la desconfianza en la estatizacion de las AFJP en manos de un gobierno que cada vez que pudo aumento las jubilaciones y jubilo a gente que estaba resignada a no lograrlo?

No digo que apoyen, ni me interesa... pero que no salgan asi tan livianamente imponiendo palabras y cuando se vota por amplia mayoria (y diversos sectores) cambien de tema enseguida.... ¿Por que hay casos de corrupcion? bien, que se debata... pero no debaten, ese es el engaño. Imponen enseguida la sensacion, el discurso. Necesitan del malestar, porque es lo que venden. Representaron a las AFJP, no a los aportantes.

Los mismos valores que le critican haber perdido a los politicos los perdieron ellos mismos. Por eso me embola cuando una parva de dirigentes politicos corren atras de la agenda de los medios.

Saludos
Ariel

Mariano T. dijo...

El tema de las AFJP es para siempre, no para este gobierno.
Así que en el tiempo hasta que nos muramos, en las cajas va a haber Kirchners, Menems, delaruas, y demás regímenes que van a tener ese dinero a disposición. Es más, probablemente este gobierno le de a los jubilados actuales todos esos fondos, olvidándose de ls futuros.
No estoy en contra de laestatización del sistema, pero no vi nunca cálculos, me parece que merecía más estudio

_Ariel_ dijo...

Bien, opinamos distinto pero queria que quedara mas o menos claro por qué opino eso de "Periodismo critico, las pelotas".
Saludos
Ariel

geraldinho dijo...

El Gran Fonte sigue haciendo papelones:

http://www.elargentino.com/nota-18309-Madames-et-monsieurs.html

Saludos, muy bueno el blog.

_Ariel_ dijo...

Geraldinho que buen dato, lo voy a postear.
Y gracias por el elogio.
Saludos
Ariel