16/11/08

Entre bueyes hay cornadas

Antes del post, una anécdota.
La Arena, el diario "tradicional" de La Pampa, que tiene una histórica línea editorial contraria a los gobiernos peronistas pampeanos y consecuente con los socialismos y sectores progresistas del radicalismo, mantuvo una actitud claramente definida en contra de los dirigentes rurales durante toda la pelea por la renta. A tal punto que en cierto momento le hicieron llegar a oídos de sus autoridades el malestar del empresariado local por su durísima posición contra la Mesa de Enlace, dando a entender que iban a retirar ciertos avisos.

En un medio del interior, la pauta publicitaria siempre tiene un gran contenido de firmas ligadas a la actividad agroganadera. Por lo tanto la presión puede llegar a ser insostenible. Las radios comunitarias y medios gráficos alternativos de la región saben lo difícil que es mantenerse con el aporte de pequeños comerciantes.

La sangre no llegó al río, tal vez porque La Arena dejó trascender públicamente la maniobra de mordaza que se prestaban a realizar desde los sectores que luego reclaman republicanismo y respeto a las instituciones de la democracia.

Bien. De este diario rescatamos la editorial de hoy, donde se refiere a la hipocresía de sus colegas mayores.

"En la semana la presidenta volvió a poner nerviosos a los grandes medios nacionales al elegir a otro diario del interior para expresar su opinión. Esta decisión presidencial, de privilegiar el país interior y los diarios independientes de las provincias -sabido es que los grandes pulpos porteños financiados con capitales extranjeros han absorbido a los más grandes diarios de las provincias más ricas- ha desatado una inexplicable histeria en los grandes rotativos que no pueden ocultar en la prosa despectiva que utilizan cuando se refieren a la situación. El "gran diario argentino" y sus satélites radiales y televisivos -que se muere por tener una "exclusiva" mano a mano con la presidenta y que, cuando la tienen, la presentan como un logro periodístico de primer nivel-, canalizan ahora su despecho en ironías juzgando intenciones electorales y subestimando a los diarios donde esa opinión presidencial se vierte. Es curioso que un diario que suele tener en sus páginas editoriales columnistas presidenciales juzgue así idéntica actitud en la prensa pueblerina o provinciana. El tratamiento periodístico que por estos días se observa en relación a estas salidas de la primer mandataria en diarios que no son de la Capital, rezume no solo el desprecio de la "gran prensa" por la prensa del interior -a la que suele halagar antes de las elecciones para autoridades de las entidades periodísticas nacionales- sino y principalmente, su temor a que haya en el gobierno nacional un atisbo de iniciar una política federal de tratamiento de los medios del interior en igualdad de condiciones y posibilidades informativas, que las que desde hace décadas ostentan y monopolizan el puñado de diarios y medios de la Ciudad de Buenos Aires.
"

3 comentarios:

Goliardo dijo...

¿Es una estrategia de Cristina?- si es asi, ya tiene sus frutos.

MP dijo...

Nadie escracha a los periodistas como ellos mismos ante una interna de la Corporación. Me encanta.
Saludos

_Ariel_ dijo...

Goliardo, si CFK y NK no cumplen con la religiosidad de ir a la inauguracion de la Rural; si ningunean a los Tedeum; si ponen una ministra de defensa mujer. Es coherente que publique su opinion en medios chicos del interior. Esta pensado con el mismo sentido. Y esta perfecto ¿porque los presidentes tienen que firman en la Tribuna de Doctrina o Clarin? ¿Quien impuso esa norma? Los Kirchner han volteado algunas de esas "reglas no escritas".

mp, no creo que sea interna. Creo que es ideologia y asi como ponemos las malas, ponemos las buenas. La Arena ha dado un vuelco muy lento en la vision del gobierno desde 2003, hasta que lo dio casi completo. Ahora las unicas criticas son de columnas con firma. Corren al gobierno por izquierda, pero apoyan muchisismas medidas y han sido criticos con los "progresistas blancos" por no apoyarlas.
Un abrazo a los dos.