24/5/09

Conferencia de intereses


Por el post Aló presidenta, sobre el programa de radio que nos gustaría que hiciera CFK, saltó el tema de las conferencias de prensa. Un tema interesante, porque nos hace hablar a todos sobre supuestos que no ponemos en duda, y sin embargo forman parte de un sistema de comunicación injusto.

Una de las críticas que se la ha hecho a este gobierno y al de Néstor Kirchner desde los medios de comunicación es la ausencia de conferencias de prensa de parte de ambos presidentes. Lo señalan como una falta a los valores republicanos, que alejan a estas gestiones de los buenos comportamientos que tendrían otras, mucho más importantes, como las europeas o la norteamericana.

Las conferencias de prensa son otro de los productos o servicios de una forma de hacer periodismo, ligada a las democracias liberales. Entre sus principales características, se puede decir que están hechas para que los medios formulen preguntas al entrevistado, en forma democrática. Es decir, sin exclusivas, que generalmente recaen en los medios más importantes.

Sin embargo, en el sistema de medios de varios países, la democracia de las conferencias es relativa. Terminan preguntando siempre los mismos, los más grandes medios, porque es imposible para el entrevistado responder a todos. Se parte de la base dudosa de que esas conferencias representan más o menos “las inquietudes de la ciudadanía”, por lo tanto si el periodista Juan Pérez no formula una pregunta en ella, seguramente su inquietud será representada por alguno de los otros. Y esos otros (volvemos al corral que queríamos evitar con las exclusivas) son unos pocos poderosos. El ejemplo extremo es Estados Unidos, pero también pasa en Argentina.

¿Y qué se pregunta en las conferencias? O mejor dicho, ¿Qué preguntan en las conferencias los únicos medios que hacen las preguntas? Preguntan la agenda.

Si nos ponemos en ingenuos democráticos, podríamos suponer que esa agenda efectivamente está compuesta por los temas que la sociedad necesita conocer y debatir. Pero esto no es así; la agenda no son los temas de la gente. La agenda es un conjunto de temas impuestos por sectores de poder, generalmente dueños o sustento principal de los grandes medios, con el fin de debatir en todas las instancias representativas (aún sin garantía de resultados) unos intereses y no otros.

“Unos intereses y no otros”. Un ejemplo concreto y simple: si las conferencias de prensa son una herramienta de los medios para conocer detalles de fuente directa y conocida acerca de temas que la gente necesita saber o reclamar… ¿por qué los medios no solicitan conferencias de prensa a los empresarios que manejan el servicio que más reclamos tiene en el país desde hace años, como es la telefonía celular? Digo, por dar un ejemplo.

Alguno argumentará que son los funcionarios quienes deben dar explicación, porque ellos regulan la actividad. Bien. Perfecto. Los funcionarios no la dan. ¿Los servicios que más reclamos y acciones judiciales tienen de parte de la gente, aparecen como tema en las conferencias de prensa? No. ¿Forman parte de la agenda diaria? Menos.

Como decía en un post viejito sobre el Nelson, los medios de comunicación condicionan solamente a las dirigencias. (Dirigencias que, al menos, podemos sacar con nuestro voto). No ponen en la tapa a sectores que a veces tienen más poder que los políticos, a quienes aprietan o acarician según su conveniencia.

Las conferencias de prensa de los presidentes, son la legitimación de la agenda. Quizás por eso, los Kirchner las han evitado. Sus gestiones han sido de las que más han luchado contra la agenda.

Por eso pienso que evitar, al menos una vez por semana, la mediación de la palabra oficial, puede llegar a ser un respiro para el sistema democrático. Un atajo que evite pasar esa voz por la autopista de intereses que algunos llaman periodismo independiente.

5 comentarios:

Maricé dijo...

Por uspuesto, me gustaría un programa de radio o de tele con Cristina recibiendo mensajes del pueblo, directamente.
Tengo el privilegio de ver Telesur (sé que en los cables no está) y ver a Chavez en actos y programas donde tiene un diálogo directo con el pueblo, donde ellos le preguntan y el diálogo es casi directo.
Eso sería bueno, muchas caretas de los medios caerían
Muy buen post

tiovik dijo...

...de acuerdo, las conferencias de prensa legitiman la agenda. La idea de Maricé ajusta mejor. Es en cierta forma una conferencia de prensa extendida a todo el conjunto de la sociedad. Para que no te puedan acusar de giladas, el acceso telefonico debe ser gratuito y levantar preguntas via SMS o web. Deberia transmitirse por todos los medios posibles y desde ya quedar una version online para archivo...

_Ariel_ dijo...

Marice, tiovik: buena idea, sin intermediarios y a bancarse todas.
Estoy pensando si no serian mucho mas interesantes que las preguntas de, por ejemplo, la conferencia de prensa que hizo CFK en agosto de 2008.

Si mal no recuerdo, las preguntas mas interesantes las hicieron los corresponsales extranjeros.

Saludos, y gracias por los aportes.

CASPA DE MALDITOS dijo...

La idea es buena. Pero si se llevara a la práctica, la oposición gritaría: "Ven? Cristina no labura. Está de joda, conduciendo un programita para la gilada"
Así piensa esta gente tan primitiva

_Ariel_ dijo...

Caspa de malditos: es una hora, un dia a la semana.
Además, esta oposición siempre va a decir cualquier cosa, incluso si mañana recuperamos Las Malvinas por via diplomatica.
Si es por esos temores, tenemos que deshacer un monton de cosas buenas.

saludos