6/6/09

Bajo la alfombra


"Los industriales reconocieron, formalmente, que su sector está técnicamente en recesión. Lo hicieron en el último informe que el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA) difundió ayer y que publica mensualmente. El trabajo mostró, en abril, otro fuerte retroceso de la producción industrial al comparar los números de ese mes con los de abril del año pasado. Fue la sexta caída interanual consecutiva.

Con todo, el mismo informe arrojó otro dato que brinda cierto espacio para el optimismo: la producción mejoró si la comparación se realiza con el mes anterior, es decir, con marzo. Para la UIA, esto "indicaría un freno en la caída" de la actividad, que comienza a estabilizarse aunque, claro está, en niveles más bajos que los del pasado reciente."

Estos son los dos primeros párrafos de una noticia que no debería ser una más. Otra vez la pirámide invertida, reinvertida, dada vuelta, deformada. (Aunque la onda llegue a ser no la pirámide sino el diamante)

No jodamos: la gente está pendiente de una crisis y la noticia es que hay industriales que ahora ven un freno en la caída y hasta una leve esperanza de repunte. Ya no es tan noticia comparar los números con respecto a 2008, sino si la tendencia que venía dándose con aquel año, se corta o empieza a revertirse.

Pero para La Nación, lo único que se revierte es la pirámide invertida, por eso pone lo importante en el segundo párrafo y no en el primero. No vaya a ser que algún distraído de esos que nunca faltan crea que hay esperanzas con esta gestión.

4 comentarios:

MP dijo...

Lo más loco es cómo los medios se preocupan por las ganacias empresarias y el país y el pueblo les importan tres soberanos carajos.
Saludos

Marcelo Falak dijo...

Hay algo más: la caída de la actividad en el país es una de las más moderadas del mundo. En mi blog trato brevemente el tema. Un dato para sorprenderse, aun si se da como válida la medición de la UIA y no la del Indec.

_Ariel_ dijo...

Mario: Es que uno ve que para eso estan los medios. Son financiados, mediante la propiedad o el auspicio, por los principales empresarios.
No hace falta que desde el poder económico se les diga nada para condicionar su linea editorial.

Necesitan al mundo empresarial como quien necesita del agua.

Saludos

_Ariel_ dijo...

Marcelo, muy buen dato lo que publicas.