12/4/09

Voto útil


"Creo que a la hora de elegir uno su rumbo político el sentimiento debe estar muy presente.
Yo conocí una vez a una muchacha muy hermosa, que había resuelto votar a Alfonsín. Ella venía, como tantos jóvenes, de una etapa de inacción política. Despertó a la política una vez que regresó la democracia. Entonces dijo, bueno voy a ver a quién voto. Y como era docente o algo por el estilo, empezó a leer las plataformas de los partidos y le pareció que la de Alfonsín era la que mejor se acercaba a los problemas docentes. Eso fue lo que me dijo.
Y yo le dije que esa era una forma desatinada de votar. Que nadie votaba así, que no era mirar vidrieras y elegir los zapatos que nos quedaran más cómodos. Que el voto era una cosa mucho más comprometida y tal vez menos racional… Y tal vez menos racional…. Que después de todo los programas podían decir cualquier cosa.
Hay que buscar un parentesco. A ver cual es el candidato o el partido que está emparentado con nosotros; que se nos parece; que reacciona en forma parecida a nosotros; que viene del mismo lugar y que tiene unos rasgos como de familia. Eso es decisivo: la familiaridad.
Si viene alguien que es perfectamente extranjero a mis ojos y me presenta un programa razonable para la educación o para la radiofonía (que es lo mío)… a mí qué me importa!. Yo voto a los míos o a los que yo elegí como a los míos. Y ni siquiera importa mucho el candidato, como me dijo mi amigo Oscar Steimberg hace poco. Yo decidí votar por un partido sin importarme cuál fuera el candidato. ¿Por qué? Por que había resuelto votar por mi familia, por los míos. Y después, las incongruencias y las dificultades de gestión, las resolveremos."


Parte de una entrevista a Alejandro Dolina en el programa de Felipe Pigna "El espejo retrovisor", que va los martes por Canal 7. La saqué de este video.

9 comentarios:

Marcelo UTN dijo...

Hola Ariel:
Mientras escucho los partidos navego por los blogs de este lado de la política y encontre el tuyo. Entre confieso, atraido por la imagen del gran Negro.
Me han gustado muchos tus post, sobretodo el citado de Alejandro Dolina y el de Ernesto "nuevo Bernardo" Tenembaum.
Nos estamos leyendo.
Un abrazo, Marcelo

MONA dijo...

Este Dolina es sabio. Claro" Uno vota por los suyos: por los que quiere... finalmente, uno confía en el que se nos parece.
Te mando un abrazo!
Mona

Pía dijo...

Me gustó "las dificultades de gestión las resolveremos". Saludos

_Ariel_ dijo...

Marcelo, gracias por la visita. Vamos a tratar de hacer merito para que vuelvas. un abrazo

Mona: estas reflexiones de Dolina (como otras) al menos a mi me aclaran muchas cosas. Alguna vez he votado a "extranjeros con buenas propuestas", y ahora miro para atras y pienso "qué infeliz..."

Pia: eso es el gran tema no? La actitud de uno frente a los sapos que a veces hay que tragarse. Los que nunca se quieren tragar sapos, se arman sus propios partidos.

Pat dijo...

Dolina tiene domicilio en Capital o Provincia???

_Ariel_ dijo...

Pat, creo que vive en Belgrano. Vos tambien lo queres de candidato?

Gonzalo Agustin Sueiro dijo...

yo no estoy tan de acuerdo, yo soy peronista pero nunca vote por menem, tal vez si hubiese tenido 18 en el 89' lo hubiese hecho.

A mí no me va esa cosa que tiene Dolina un poco mentirosa. se acuerdan cuando hizo campaña por Ruckucu? También apoyó a mene, pero despues de los indultos y las privatizaciónes

Yo voto por lo que creo que, en un candidato, vea más cercano al peronismo: y eso hoy lo encarna Nestor Kirchner y Cristina Fernandez, no lo veo en Solá, De Narvaez o Duhalde.

Pat dijo...

La gente lo quiere.

_Ariel_ dijo...

Gonzalo, yo tampoco votaria por un Menem, como no pienso votar por Reutemann, por ejemplo.
Sin embargo tengo una mirada comprensiva con personas mayores que han vivido otras epocas, y ven al peronismo desde esa vivencia. Se saben parte de un movimiento que les dio cabida, cosa que no hicieron varios que han tenido la oportunidad de gobernar. Desde allí, supongo que es dificil votar por alternativas que, si te pones a pensar, puede ser tan dañinas como el menemismo, y encima no los asisten socialmente.
Dolina es Dolina, no creo que tenga un costado mentiroso sino por el contrario, es mas sincero que muchos "correctos". Asume sus contradicciones, y como dice en otra parte de la nota (que no desgrave) gusta de los "amigos de las paradojas".

Un abrazo

Pat: No creo que el quiera. Tal vez su lugar en el mundo es el de ahora, dejemoslo ahi que esta genial. Y tambien ayuda.

Otro abrazo