23/9/10

Neoperiodismo

La denuncia de Leuco contra Lucas Carrasco viene con retraso si vemos cuándo fueron las "amenazas", pero se da en las mismas horas en que el gobierno nacional presenta una denuncia contra directores de importantes medios por lo que sospecha una apropiación ilegal de Papel Prensa, mediante delitos de lesa humanidad. La construcción de un discurso que ubica el gobierno en la vereda de enfrente de la "prensa libre", necesitaba el ladrillo de Leuco.

El periodista, antes de encarar la denuncia más ridícula de la que se haya escuchado hablar en los últimos años, sabía que tenía asegurada la propaladora (devaluada, pero gritona al fin) de los diarios denunciados, los más leídos del país.

Pero esto es, en todo caso, una anécdota. Una opereta más de un periodista amigote de las operaciones berretas. Hay algo mucho más rico e interesante a analizar detrás de todo esto. Novedades que vienen a certificar varias cosas que se hablan desde unos años atrás.

Una de ellas, es la muerte definitiva de una forma de imponer agenda en la política diaria. Y por consiguiente, el nacimiento de otra. Se sabe que una forma de agenda ya no va, cuesta horrores. Dos años atrás, el precio del tomate se sostenía en agenda durante dos o tres semanas sin que nadie ni nada lo bajara. Las declaraciones de políticos y funcionarios y los informes mediáticos, giraban en torno a su colorada urgencia. Hoy (da hasta cierto miedo comprobarlo) no hay un solo tema capaz de sostenerse más una semana, mediante la confluencia de los regimientos Clarín, La Nación y las radios rebotes.

Pero decía que asoma otra forma de escupir temas, y por lo que se ve, toma prestadas herramientas muy utilizadas fuera el periodismo político, dentro de la farándula. Se trata de nutrir a la agenda con fuegos artificiales de escasa duración pero rápido impacto. Nada de investigaciones profundas; nada de análisis pesados; nada de fuentes confiables, ni de las otras. Si están, bien, pero no son necesarias. Periodismo sentado, que todo está allí, al alcance de la mano. Sólo hay que refritar los hechos, reinterpetarlos, inventarlos si es preciso, magnificarlos. No importa el tamaño de su importancia. Importa sólo la efímera pero atractiva luz de sus fuegos artificiales.

Y menos importa aún que los planteles de las redacciones se la crean. Recordemos: el periodismo, concebido como un oficio con reglas más o menos rígidas, convencionales, ha muerto. Por lo tanto no es válida, entre otras obsolescencias, la reunión de redacción para sopesar ideas sensatas. Como hace unos años dejaron de ser necesarios los correctores, ya no operan ciertas reuniones, y luego no será necesaria la experiencia y el buen hacer en el oficio. Las reglas son otras y vienen de un tipo de “periodismo” que se sacudió los pudores hace tiempo, vienen del lado de la tele. Obvio: si vamos a un periodismo multimedia, ¿cómo no iba a colarse en las redacciones la impronta de las mañas televisivas?

Miremos la historia de Tinelli, el tipo más "exitoso" del momento. Observemos su derrotero, su aprendizaje del oficio y saquemos conclusiones: cada vez mayores audiencias con menos esfuerzo. ¿"Sketchs"? ¿Qué es eso? Prehistoria. Con un caño, prensa y famosos, hay contenido entretenido para todo el día. Hoy la producción no es "creación", sólo es "organización". Trasladalo al periodismo, cuyas empresas tienen las mismas necesidades y deseos de cualquier Marcelo SA.

Lo que digo es que hay en el periodismo que podríamos llamar tradicional un aprendizaje: el esfuerzo y el rigor no dejan dinero. Con periodistas arriesgados y getones, se logra más. Si se investiga, se corre el riesgo de no publicar un tema. O publicar un tema que no vende. La barrera de contención que eran La Nación, Clarín y, digamos, buena parte de la prensa gráfica, ha bajado sus pantalones a los códigos televisivos.

El tema Leuco/Carrasco es posible porque la prensa gráfica necesita fuegos artificiales todos los días. Insisto, no digo 10, no digo 5… apenas 2 años atrás el tomate hacía ronchas. Hoy es tema de una hora. Drácula pide sangre (no calidad sino cantidad industrial) y hay que salir a buscar donde sea. Si los blogs ayudan a eso, enhorabuena. No les importa que sus pelotudedeces (porque lo de Leuco, lo es, se mire por donde se mire) fortalezcan el crecimiento de los blogs. Piensan: si ya sabemos que ese crecimiento es inevitable, al menos que su novedad sirva para una industria que no queremos obsoleta.

La prensa necesita Leucos como un auto combustible. Preparémonos para la multiplicación del lenguaje televisivo y acostumbrémonos a verlo en sitios en los que antes estaba prohibido.

Pero, creo, hay que animarse a mirar este proceso con alegría. Nunca en su puta vida, volverán a imponer agenda. Y, por si fuera poco, dejan libre un espacio importante del periodismo, para que sea usufructuado por otra gente.

9 comentarios:

Luz dijo...

Hola
Leuco es el Payaso Mariquita, eso no se discute. Y quedó como un pelotudo.
Pero ¿para qué darles de comer?

Usamos los blogs para debatir, y para hacer circular información que no sale en los medios concentrados, no para levantar minitas.
Calculo que Lucas me contestará que hace con su blog un florero, y tiene razón. Y es divertido a veces, contar anécdotas personales.
Pero que se haga cargo del lugar que ocupa en la blogósfera... invitado a programas de tv… citado su blog en diferentes programas…

Al pedo. ¿quién necesita saber sobre su vida amorosa y cuántas minas tiene o si alguna se le resiste?
A menos que ya esté contaminado por el virus mediático del escandalete y lo haya hecho sin querer queriendo… (espero sinceramente que no sea así)

La situación me cayó mal, no me despertó solidaridad con Lucas.

Cehaj dijo...

La mala fe de Leuco interpretando un texto literario como una nota de amenaza lo pone en el pedestal de la hijoputez.

Es un señor grande. Y pelado. La historia no lo absolverá.

El Repúblico Javier dijo...

Brillante Ariel, como nos acostumbras.

Un gusto.

Julio César dijo...

Leuco es un reaccionario "de aquellos", recuerdo cuando estuvo en radio continental a la par de Osvaldo Granados, y de su editorial apoyando la designación de Cavallo como ministro por parte de De la Rúa. Recuerdo (se me vienen retazos a la memoria) cuando por continental también le increpaba a un alumno universitario por un corte de calle (también en tiempos de De la Rúa). Leuco es (a sabiendas o no) devoto del goebbeliano precepto "miente, miente, y algo quedará". Se siente impune además, como todo el establishment (Ruiz Guiñazú, Bonelli, Santos Biasati, Castro, Morales Sola, Grondona, etc) y fruto de esa creencia actúa objetivamente como si todos los que están de televidentes son estúpidos. Lanza una soberana pelotudez haciéndose la víctima en una actuación patética que bien podría ser una tomadura de pelo propia de un paso cómico. La falta total de argumentos de Leuco y de quienes se "solidarizaron" muestra la brutalidad de la reacción,, pero a la vez la ferocidad de tirarte con cualquier cosa.
Y tiran con cualquier cosa porque ya no tienen a los fusiles y tanques para que salgan a tirar por ellos. Están nerviosos y crispados al palo.

_Ariel_ dijo...

Luz, es interesante lo que planteas, en todo caso da para otros analisis que los que hacemos blogs y a la vez tenemos una opinion politica, nos tendriamos que dar.
El post esta mas orientado a ver esta necesidad de la prensa argentina, de inventar noticias y dramas donde no los hay. Si bien siempre hubo intencion de magnificar los hechos, en estos ultimos años se paso al ridiculo. Y lo de Leuco es eso, una ridiculez que muestra como esta la prensa grande hoy.
El tema no da para demostrar solidaridad a nadie, seguro.


Cehaj: y agrego, la mala fe es una anecdota. Lo que se esconde detras de esa mala fe, que luego fue compartida por medios "tradicionales", es lo interesante.

Javier, gracias hermano! me alegro que coincidamos

Julio: No es casualidad que haya sido obra de Leuco toda esta parodia del miedo. Hay que tener un alma predispuesta para incinerarse en la pavada. Y el la tiene.

saludos y gracias por pasar

Daniel Plotkyn dijo...

Ariel,

Muy bueno tu post. Da para pensar mucho.

Otra forma de mirar la alta rotación de temas sería pensar que la credibilidad de los monopolios mediáticos está en baja y ya no pueden instalar un tema porque los medios alternativos los empiezan a correr por otros lados. Creo que en los últimos años se dió una ampliación en las formas periodísticas que, por suerte, debilitó la capacidad de instalar la agenda que tenía Clarín y compañía.

No sé. Tal vez son dos caras de la misma moneda.

Saludos,

Daniel.

Zaitsev, el Francotirador dijo...

La denuncia de Leuco es tan pelotuda e insignificante como:

- Contra Macri , tirada del tren.
- Contra Baseotto; por los avionse.
- Contra Pando: conspiradora, mala y fea.
- La de Papel Prensa, hecha por el tecleador con guantes de box (verbitsky dixit).

Deberían sentirse orgullosos que un garca, conspirador , destituyente y agrodefensor como Leuco copie vuestros metodos.
Copyright ya!!!

Julio César dijo...

je,je, el francotirador disparó (sabiéndolo o no) en la dirección correcta: efectivamente, al Conjunto garca, conspirador, destituyente y agrodefensor; pertenecen los elementos: Leuco, Baseoto, Pando, y los apropiadores de papel prensa (Clarín y Cía).
Pura lógica.

_Ariel_ dijo...

Zaitsev, ya que nos copian, que nos copien lo bueno. no? habla mal de ellos si copian cosas "malas". ¿Ademas de jodidos, son pavotes? no creo, no creo...