15/9/09

Atrapados en su discurso

En un comunicado de prensa distribuido ayer, el senador pampeano por la UCR, Juan Carlos Marino, comenta que la ley de SCA que pronto llegará al Senado “marca un cambio en la actitud del oficialismo, evidenciando que han llegado a entender que no se puede excluir al cooperativismo, avanzando hasta permitir el acceso a la radiodifusión de otras organizaciones sociales”.

Así se publica hoy en el diario La Arena, de Santa Rosa, que especula con la posibilidad de que Marino vote a favor de la ley.

El cooperativismo es muy fuerte en La Pampa: el 90 por ciento de la distribución eléctrica está en manos de estas entidades, que en los últimos años están incursionando en las telecomunicaciones. A tal punto es fuerte que, en el caso de Santa Rosa, los mismos afiliados peronistas suelen votar en las asambleas anuales de las cooperativas a dirigentes sociales que no militan en el PJ.

El ex gobernador Rubén Marín se llevó un fiasco muy grande en el 2000, cuando intentó jugar en una elección en la CPE de Santa Rosa y muchos de sus tradicionales votantes jugaron en contra de la lista apadrinada por él. Son casos especiales: las cooperativas están generalmente bien administradas y no se meten con nadie si no se las aprieta. Además han demostrado que son una barra de contención contra los monopolios privados nacionales y multinacionales, y laburan junto al Estado si se las convoca. Así lo hizo el ex gobernador Carlos Verna (PJ) en 2003-2007, haciéndolas partícipe en la administración de una red troncal de fibra óptica del Estado, entre otras medidas.

Pero volvemos a Marino: en el 2005, cuando se reformó el artículo 45 de la ley 22.285, permitiendo el acceso de las entidades sin fines de lucro a las licencias pero excluyendo a las cooperativas de servicios públicos (únicas con capacidad real para brindar esos servicios de comunicación) Marino votó en contra de esa reforma (a diferencia de su bloque), argumentando que dejaba afuera a una importante cantidad de cooperativas.

La decisión de CFK de ayer, de favorecer a las cooperativas de servicios (telefónicas), pone en un brete a muchos legisladores que se oponían a la ley. Veremos.

Actualización: hoy Marino sostiene que habría que cambiar la conformación de la autoridad de aplicación. El nuevo caballito de batalla para oponerse. Como suele decir una amiga, "se están enredando en la bombacha".

2 comentarios:

Geraldinho dijo...

Igual algo siempre inventan, aunque lo bueno es que quedan cada vez más en evidencia.

A Solanas también le debe pasar esto de estar preso de su discurso: viene diciendo que el kirchnerismo y el menemismo son la misma cosa, y cuando se pone en juego una ley progresista como ésta, tiene que inventar peros para no apoyar.

Es penoso, sobre todo teniendo en cuenta la facilidad que tiene la derecha para unirse sin tanta quisquillosidad a la hora de defender lo suyo.

Ah, por último, me mudé. Por supuesto está invitado y le agradecería me cambie el link. Un abrazo.

_Ariel_ dijo...

Geral: lo bueno es que cada vez que corren al gobierno por algo, el gob. les sale con algo mejor. Lo malo es que aunque sea mejor, no les gusta.
Los radicales siempre fueron unos chantas, y ahora estan quedando en evidencia. No tiene una vision de pais que no sea las que les dictan los medios.

Por lo que veo hasta de aspecto cambiaste!
(se nota que no estoy mucho en la blogosfera ultimamente. ahora cambio el link.)
saludos