10/12/08

Vendedores de vísceras

Entre los cambios que para bien o para mal ha sufrido el periodismo en los últimos años, hay uno que es más difícil percibir y que, me parece, resultó fundamental en la transformación de los medios (grandes y chicos) en unidades de negocio con certera influencia en la construcción de la realidad.

Uno de los pilares de la información es su chequeo previo. Décadas atrás, en cualquier redacción sucedía más o menos lo siguiente: se conocía un dato sobre alguien o algo, se cotejaban varias fuentes y se publicaba. El asunto está resumido pero la onda era esa.

La noticia era tratada como tal, como información que partía de un hecho que el medio presumía de interés para el público. Y un medio, que vive de eso, no ofrecía el “producto de su venta” (el sustento de sus dueños y empleados) hasta que esa noticia no aparecía, totalmente chequeada, rodeada o no de publicidades.

Es decir, el hecho comercial que se originaba en ese “dato” que se conocía en la redacción, solo era tal cuando se publicaba. Y sólo se publicaba cuando no había prácticamente posibilidad de refutación o error.

Con el tiempo se ha descubierto una oportunidad de negocio en el medio de ese proceso.
Entre el origen del hecho "noticiable" y su publicación una vez chequeada la información, apareció una costumbre siniestra para la compresión de la realidad pero muy útil para la competitividad de todo medio: dejar de lado el chequeo total del dato, o limitarlo hasta donde pueda evitarse el umbral del papelón o el juicio por calumnias.

Una anécdota que un periodista amigo me contó lo va a ilustrar mejor. Llega el dato a la redacción. Algún periodista dijo que había chequeado ese dato, pero que le faltaban detalles. Desde más arriba dijeron: “lo publicamos y que salgan a desmentirlo”.

Esa es la onda que se impuso en los medios. La publicación (no sin recaudos) de un hecho todavía plausible de ser considerado simple rumor, es decir inexistente, o con detalles a cotejar.

¿Por qué jugar con este “riesgo”? Muy simple. Volvemos al proceso: ¿qué pasa si esa información se coteja tanto que se “cae” sin ser publicada? El lector o un periodista anticuado dirá: “es lógico, si no se pudo chequear o si el chequeo total lleva a su no publicación, no hay por qué publicarlo”. El medio, al que le interesa vender, dirá: “me quedo sin un hecho comercial, sin un producto; prefiero publicarlo con las precauciones del caso y haciendo lugar al derecho a réplica o incluso a otra información descartando la versión inicial”. O sea: de contar con “cero” posibilidad de hecho comercial (no publicar nada), pasa a contar con varias posibilidades de noticias (mercancía a ofrecer, bah).

El medio ya no publica noticias; publica el proceso de la noticia (las vísceras) y comercializa con él.
El único que pierde es el público. La realidad que se le vende no necesita ser "tan así", está apenas chequeada y en el mejor de los casos se procesa a su vista. En el peor, el final de ese proceso no llega o llega demasiado tarde para un cerebro bombardeado. Pero no importa, igual “existe”, por que se “nombra”, se habla de ella.

Los medios, entendidos como se entienden, lograron algo maravilloso: que nombrar algo no real, no sea considerado mentira.

No quiero meterme en un lío inexplicable, pero me animo a opinar que hay una equivalencia entre esta forma de tratar la información y el manejo de las finanzas que alentó el neoliberalismo durante 30 años hasta terminar en esta crisis: se obvió la economía real, porque no la necesitaban o era insuficiente para generar riquezas. Hacer dinero con el dinero mismo tal vez no sea muy distinto de hacer noticias de las mismas noticias, sin necesidad de “tanta realidad noticiable”. Hacer que la noticia sea considerada realidad. Al revés de lo que debería ser.

Para resumirlo: tenemos la realidad que los medios necesitan tener.

6 comentarios:

Lic. Baleno dijo...

Excelente articulo.

_Ariel_ dijo...

Muy amable Lic Baleno, gracias.
Ariel

Héctor dijo...

Por favor, difundir:


Fecha: domingo, 7 de diciembre de 2008, 8:10 pm




"Difunda esta información, sienta la satisfacción moral de un acto de libertad",
Rodolfo Walsh.

Colaboren con los laburantes de Canal 13 y TN, difundan esta información entre amigos, colegas, militantes del área social, políticos, artistas. Construyamos canales alternativos de comunicación.

DESPIDOS EN CANAL 13 Y TN

Después del acto realizado el día 1º de diciembre frente a las puertas de Canal 13 denunciando el despido injustificado de los periodistas, Ricardo Junghanns y Marcelo Moreira, candidatos a delegados de los trabajadores de prensa de Canal 13 y TN, en el Ministerio de Trabajo se llevó a cabo una audiencia el día 3 de diciembre en la que los trabajadores solicitamos la inmediata reincorporación de los compañeros despedidos. Al mismo tiempo se ratificó la convocatoria a elecciones de delegados para el día 17 de diciembre comprometiendo al Ministerio de Trabajo a garantizarlas ante la insistente negativa de la Empresa a reconocer el derecho de los trabajadores de prensa a elegir sus propios representantes.
Después de la actitud dilatoria de Canal 13/TN, el MTSS decidió llamar a una nueva audiencia recién para el día miércoles 10 de diciembre a las 15 hs en la sede de Callao 110.
Mientras tanto, la empresa continúa ratificando su postura de no permitir el libre desarrollo de las elecciones y en una clara actitud persecutoria intenta impugnar a los candidatos que decidieron libremente presentarse en las listas oficializadas por la UPTBA para representar a sus compañeros.
Los trabajadores del área de noticias de CANAL 13 y TN seguimos denunciando el incumplimiento en la Empresa del CONVENIO COLECTIVO DE PRENSA TELEVISADA como así también del ESTATUTO DEL PERIODISTA. En la lucha por estos derechos fueron despedidos en los últimos meses, de manera injustificada y arbitraria, 15 compañeros. Entendemos que cada uno de estos despidos, las arbitrarias impugnaciones y cada maniobra de la empresa para no permitir las elecciones de delegados se debe a actos persecutorios y discriminativos que intentan cercenar el derecho a la libre expresión y agremiación de los trabajadores.
Por esto los trabajadores de Canal 13 y TN nos convocamos frente a la sede del Ministerio de Trabajo el MIÉRCOLES 10 DE DICIEMBRE A LAS 14, 30 HS.

SUMATE Y PARTICIPÁ PARA ROMPER EL CERCO INFORMATIVO POR LA REINCORPORACIÓN DE LOS COMPAÑEROS DESPEDIDOS, PARA DECIR BASTA DE DESPIDOS, BASTA DE PERSECUCIÓN GREMIAL Y POR EL RESPETO A LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES.

TRABAJADORES DE PRENSA DE CANAL 13


GRACIAS.

_Ariel_ dijo...

Gracias, Hector, pego un link por la concentracion de hoy:

http://www.utpba.net/article158657.html

Eduardo Real dijo...

Profe: hace rato que la onda es "Los medios dicen lo que dicen los medios". Lo único que entra de afuera es "Se quemó una fábrica de colchones en Villa Luzuriaga", o "Secuestro express en Tangamandapio". Éso. El resto es reciclado de clichés y bajadas de línea. Y claro, no podía faltar, "la inseguridad", éso sí, no puede faltar. Dios mio...

_Ariel_ dijo...

Eduardo, estan enredados en su propia necesidad de generar noticias, y las consecuencias de esa necesidad las sufre la gente. Tansmiten a su publico necesidades que deberian se de ellos solamente. Hacen que nosotros necesitemos lo que ellos necesitan.

Saludos
Ariel
PD: ojo que no soy profe, dios me libre de hacer la gran Blumberg...!