12/3/10

Arde el periodismo

O Al periodismo le arde.

Si Víctor Hugo Morales dijo lo que dijo sobre el periodista barrial (con perdón de Minguito y El Preso) Luis Majul, nada menos que en la presentación de su libro, uno se refriega los ojos y hace memoria: no puede ser, Kirchner lo hizo.
¿Qué hizo Kirchner?

La pregunta debería ser en realidad ¿qué hizo Cristina? Porque fue ella la que se animó. Lo que hizo -ella, él, no viene al caso- fue obligar al periodismo a debatir sobre periodismo... con las cámaras encendidas.


Hace 20 años, cuando la Facultad de Periodismo de La Plata era aún Escuela Superior de Periodismo y Comunicación Social, los recién salidos de la adolescencia nos preguntábamos cuándo iba a llegar el día en que la sociedad supiera, aunque sea a grandes rasgos, acerca del mecanismo perverso de una prensa que aún no detentaba su faceta de grupo multimedia y ya macarteaba con soberbia a la dirigencia política democrática. La respuesta que nos dábamos, muy pendejos todos, era recurrente: NUNCA.

En las grandes ligas del periodismo nacional se están rascando la picazón que les provoca la evidencia de sus desmanes. Y, como decían nuestras madres, “cuanto más te rascás, más te pica”. Por eso hoy el prurito es más fuerte que durante el año pasado, cuando se debatió la ley de medios y aún no figuraban demasiados nombres en las batallas. Ahora saltan. La cosa es con nombres y apellidos, y nadie quiere hacer uso del latiguillo al que suelen recurrir los corporativos, ese que reza “hay códigos que deben ser respetados”. La pelotas. Hoy, respetar los códigos de un oficio copado por el tráfico de intereses, provoca más picazón que rascarse.

Si, ya se sabe que la inflación es lo que importa. Y que el pueblo está en otra cosa. Se sabe, no pelen desde la ortodoxia sabionda de la Gran Política Popular, certezas intelectuales contra el kirchnerismo y sus coqueteos progres. Sabemos que tienen algo de razón. Pero dejen que disfrutemos el momento, que no está demás.

De paso, animémonos a pensar que así como le toca ahora al periodismo, tal vez algún día le puede llegar a tocar a otro sector que sigue impune desde la vuelta de la democracia. Porque en este país, han pagado costos (políticos algunos, judiciales otros, el escarnio público varios) diversos ámbitos y sectores protagonistas de la vida social: los militares, los curas, los políticos ni hablar, los sindicalistas y ahora la prensa. Pero falta que pase al frente uno que juega fuerte entre ellos y que desde hace 25 años se la está llevando de arriba. Algún día sus capos deberán bajar del pedestal y entrar al barro, como han entrado y se han herido los sectores mencionados.

Algún día le va a llegar el turno a los actores del sistema judicial argentino. Su lugar es parecido al que supo usufructuar el periodismo: se pretende depositario de la última y necesaria neutralidad que garantiza la paz de los papeles ante los jirones que deja a su paso la lucha política. Aunque a veces esa paz se la meta por el culo y a la fuerza a una adolescente que debe concebir y parir al hijo de su abusador.

Algunos juzgados parecen clubes sociales de chupacirios con plata. La justicia opera todos los días; coquetea con la prensa buena y a la prensa mala le dice que sólo habla por sus fallos; almuerza con dios y cena con el diablo, y al que oficia de mozo en sus comilonas, le paga las propinas sacando del bolsillo donde tira lo del impuesto a las ganancias. Para luego volver a dormir en el limbo de los respetos, ese del cual fueron expulsados nuestros sucios políticos.

Después de lo que pasó con los periodistas, ya no es tan difícil imaginar que los jueces, fiscales, secretarios y demás yerbas, van a pasar al frente un año de estos a ventilarse mutuamente los trapitos sucios que han acumulado en su oficio de funcionarios públicos. Ojalá algún día los veamos rascándose donde les pique.

9 comentarios:

Geraldinho dijo...

Muy bueno. Siga así, maestro.

Aldo Ulises Jarma dijo...

Buenísimo ché. Hace unos días me ocupé también de la justicia argentina aprovechando fragmentos de la película "El Secreto de sus ojos": http://aldoulisesjarma.blogspot.com/2010/03/el-secreto-de-sus-ojos-vendados.html
Abrazo.

Anahí dijo...

Espero ese día con ansiedad. Mientras tanto, hago lo que puedo para que sea lo más pronto posible. Bajarlos del Olimpo y adecentar ese poder que dispone de vida, propiedad en sentido lato y libertad no debería llevar tanto tiempo

Francisco dijo...

Algunos se avivaron y ya dudan mucho mas sobre los medios, otros, al contrario, reforzaron su ira contra los K. Buena nota, saludos

_Ariel_ dijo...

Geral, maestro? puedo dar clases de "luser". despues arreglamos.

Aldo, muy bueno ese analisis. De haber sabido sobre tu post, en vez de sanatear copypasteaba lo tuyo que esta completo y es mas serio.

Anahi, "todo llega" es la leccion. No soy fatalista pero creo que hay un monton de debates que son inexorables, solo es cuestion de tiempo y oportunidad.

Francisco, gracias. Da para mucho ese tema. Pero mira el lado mas interesante: esas personas que a pesar de su nivel de conocimiento y facil acceso a la informacion, siguen creyendo y alientan a ciertos medios, tal vez estan buscando satisfacer una necesidad de representacion que no tienen en los ambitos adecuados (la politica).

Y los que pensamos distinto y rescatamos pilones de cosas del gobierno nacional, nos sentimos mejor en ese aspecto.

Los que estan mancos son ellos con sus paupérrimos dirigentes, por eso adoran a la prensa que les confirma sus odios.

saludos y gracias por darse ua vuelta y comentar

Ariel

Julio César dijo...

Hace un par de días, creo, Sandra Russo y Orlando Barone coincidían (en 678) en que en general, en estos tiempos, los periodistas no están haciendo periodismo. Por el lado de ellos explicaban que el discurso monocorde reaccionario apabulla y es mayoritario por la cadena privada de medios concentrados, y que al desarrollar la tares de expresar otro punto de vista, con una apelación al pensamiento crítico, necesariamente hablaban de otros periodistas. Y es saludable que eso ocurra. Es saludable que se haya roto eso de que "periodistas no hablan sobre colegas".
Los periodistas del establishment siempre hablaron desde el sitial aúrico de Fiscales de la Historia. Se sentían impunes. Es bueno, MUY BUENO, que ahora aflore la crítica que desde antes unos muy poquitos la hacíamos casi musitando.
Por otro lado lo de la Corporación Judicial es algo para poner en debate.
El Poder Judicial es el MENOS DEMOCRÁTICO de los tres poderes.
No elegimos jueces por voto directo.
Fue un avance la modificación que hizo N.Kirchner, pero aún el P.Judicial no nace del voto popular.
Debería plantearse una profunda reforma. Bolivia modificó su sistema judicial y ahora los jueces serán elegidos mediante voto.
En la justicia además están incrustados MUCHOS personajes vinculados a la dictadura y otros tantos que comulgan con la ideología que desconfía y recela de todo atisbo de mayor poder popular, de mayor vocación por poner al pueblo como sujeto histórico y no a las instituciones.
En varias provincias además, muchos Supremos fueron o jueces o fiscales o asesores legislativos (Comisión de Asesoramiento Legislativo) en tiempos de la dictadura cívico-militar.
Por último, la Iglesia debe ser separada del Estado. El Estado no debe tener preferencia por culto o religión alguna. No puede ser que en la Corte Suprema presida desde tras los sillones un crucifijo, símbolo de la Fe cristiana. La Iglesia mete sus narices, su boca y sus cuñas en todo lo que sea para trabar progreso, en todo lo que sea para volver al siglo13. Y lamentablemente hay muchos políticos que pareciera que se "legitiman" yendo con la curia a procesiones, misas, etc sin hablar de las confabulaciones en reuniones con jerarcas de la Iglesia siempre astutos para conspirar.
Y el Poder Judicial tiene intersección en muchos casos con la Iglesia, empezando por su lenguaje anacrónico y críptico en sus escritos judiciales (muchos en latín) y siguiendo por la impresionante arquitectura de sus moradas y terminando por su siempre uniformada vestimenta (jueces siempre de traje - obispos siempre de negro y con el crucifijo)
Este último párrafo es solo una ilustración, el envase, de las ideas reaccionarias que se atrincheran en las nombradas instituciones.
Finalmente, buena nota la tuya Ariel.-

_Ariel_ dijo...

Julio Cesar, creo que la clave en el tema del periodismo actual es la facilidad de acceso a nuevas informaciones serias que hacen evidentes un monton de maniobras e inexactitudes de la prensa opositora. Ya no es cuestion de opiniones o lineas editoriales sino que el tema camina por el lado del ocultamiento y la tergiversacion de datos. Esta evidencia llega a los mismos trabajadores de prensa. A algunos se les hace insostenible mirar para otro lado.

saludos y gracias!

Ariel

Ricardo dijo...

Creo que los abogados tenemos mucho para aportar en ese tema. Pero claro, además de víctimas secundarias de sus decisiones, también somos cómplices.-

_Ariel_ dijo...

Ricardo, no se si complices es la palabra, pero seguro son actores culturalmente necesarios en el tema.
Saludos